Historias de Metro HISTORIAS DE METRO

Los conductores buena onda que contagian con mensajes positivos la Línea 1 del Metro

Conductores

A través de mensajes motivacionales, frases célebres de Celia Cruz y letras de canciones de moda que van anotando en un cuaderno, los Felipe´s buscan entregar su granito de arena al transporte público, por medio de la buena onda y la amabilidad al anunciar estaciones en la red.

Hace dos años, los personajes más queridos del último tiempo, se volvieron famosos por sus mensajes motivacionales en el Metro. Todo partió como una visión personal de cada uno y sus protagonistas jamás imaginaron la repercusión que iban a causar en los cientos de pasajeros que diariamente los felicitan, les entregan regalos y destacan el cambio positivo que generan en cada uno de ellos.

Felipe Salgado tiene 30 años y partió siendo trabajador externo de Metro. “Un día se dio la oportunidad de ser conductor y desde ahí quise darle un vuelco al trabajo e innovar. Uno antes fue usuario y se da cuenta que siempre hay tensión y caras largas dentro del carro, por eso quise darle una cuota distinta. Partí diciendo sonríele a la vida y la gente cuando salía del tren lo hacía con una sonrisa, como que les llamaba la atención el tema. Empecé a dar mensajes más atractivos y consejos con buena onda”, comenta.

Para Felipe Bustos de 24 años el tema es similar: “Siempre tuve las ganas de ser maquinista de trenes y desde chico hablaba del chucu chucu. Comencé tímidamente en Línea 5, estuve 3 meses y me cambiaron a Línea 1. Había un tramo muy largo donde había que decir algo para que la gente no se aburriera. Ahí fue cuando me lancé con mi mensaje recuerda que siempre hay un momento para sonreír “.

El día a día

Mientras Salgado comienza su jornada laboral a las 04:30 de la mañana, Bustos lo hace a las 14.00 de la tarde. A veces se topan en el trayecto, hacen sonar la bocina del tren y se saludan. Son amigos desde que entraron a trabajar a Metro y comparten el gusto por entregar buena onda a los pasajeros.

Los dos reciben chocolates, sándwich, abrazos, y sonrisas. “Lo que más disfruto es cuando la gente me dice que los mensajes le suben el ánimo y que los hacen cambiar su mañana”, comenta Felipe Salgado. Para Felipe Bustos, no deja de ser similar: Todos los que trabajamos en Metro conocemos la realidad de nuestro transporte y por lo mismo, por medio de los mensajes queremos empatizar con ellos y romper un poco la barrera de las caras largas arriba del tren”, dice.