Historias de Metro HISTORIAS DE METRO

Amor sin límites: jugada pedida de matrimonio en el Metro

Titulo

Si de jugársela por amor se trata, Ismael Pérez, es un ejemplo de ello y lo dejó en claro al sorprender a su polola Valeska Toro, al pedirle matrimonio en la Estación Plaza Egaña de Línea 3, tras un recorrido de emociones que vivió la novia desde que ingresó a Estación Las Torres.

Todo comenzó cuando Ismael nos envió un mail contándonos sobre sus ocho años de pololeo y su anhelo de sorprender a su polola. Por ello, nos solicitó los permisos para poder adornar las estaciones y el tren en el cual subiría su novia el día 10 de agosto alrededor de las 11:20 de la mañana; petición que fue concedida y apoyada por los equipos de Línea 4, que ayudaron tanto en la logística como en la ornamentación de la estación Plaza Egaña junto a la familia del novio.

Valeska, sin saber qué sucedía al entrar a Estación Las Torres, vio los globos rojos en forma de corazón y un cartel que decía “buen día princesa”, pero no advirtió que fueran para ella. Una vez entrando al andén, el hermano de Ismael le entregó una tarjeta con palabras del enamorado que la emocionaron y dejaron sin aliento.

“Me sentía muy nerviosa y emocionada, porque no me lo esperaba. Jamás imaginé que viviría esta experiencia”, mencionó Valeska. Porque mientras viajaba en el tren adornado con globos y escuchando canciones que representan el amor de ambos, ella entre lágrimas de emoción manifestaba que no lo podía creer.

Mientras, Isamel se esmeraba por tener todo preparado en Plaza Egaña –lugar de su primer beso- y donde la estaba esperando junto a amigos y familiares de ambos, quienes fueron sus cómplices y compañeros en esta aventura, que fue detalladamente planificada por el enamorado, quien incluso realizó un storyboard.

Matrimonio

El novio se la jugó por completo, se vistió para la ocasión y la espero con música, carteles y globos, lo que generó un ambiente de emoción para todos quienes presenciaron el momento. Valeska agradeció infinitamente el gesto, y sin pronunciar palabra su rostro reflejaba la gran felicidad y emoción que sentía.

Al llegar Valeska a destino, Ismael la abrazó, la besó y se arrodilló para pedirle matrimonio. El sí fue rotundo.

Ambos jóvenes de 23 años, agradecieron a Metro por apoyo en esta osada aventura. La cual recién comienza.

“Estamos tremendamente agradecidos del Tío Metro y de todo el personal de estaciones, quienes tuvieron una buena disposición a apoyarnos, así como la gente de Metro que nos otorgó los permisos. Sin duda desde ese momento comenzamos a vivir un sueño, así que agradecemos a todos los involucrados, familia, amigos y a Dios por todo”, expresó Ismael.

“Nada de lo que vivimos hubiera sido posible sin la ayuda de Metro, en mi recorrido recibí una atención muy linda y de corazón estoy muy agradecida de todo el apoyo que nos dieron, estamos muy felices”, finalizó Valeska..