Historias de Metro HISTORIAS DE METRO

Pequeño genio en el Metro

Clemente

Clemente no podía entender cómo ni por qué la gente salía de la tierra. Tenía 4 años cuando vio a su tío Carlos salir de una de las estaciones. En ese momento nació su amor por nuestra red, el que creció en estación Del Sol. Fue la primera que conoció, y desde entonces se emociona con cada mapa, cada viaje y cada operación de Metro de Santiago.

Tiene una memoria envidiable. Fotográfica al parecer. Conoce a cabalidad las conexiones y combinaciones, incluso con los buses del Transantiago. Su tío nos envió su historia a través de Twitter y lo quisimos conocer. “Tengo un sobrino de 7 años y es un pequeño genio. Dentro de sus habilidades esta conocer absolutamente todas las estaciones con sus respectivas combinaciones. Es realmente sorprendente su capacidad” nos comentó.

En diciembre Clemente cumplió ocho años y recibió de regalo “El Gran Libro del Metro de Santiago”. Tanta fue su alegría, que incluso pidió a sus primos que se lavaran las manos antes de tocarlo. Lo ojeó como guardando en un archivo protegido cada imagen con detalle.

Tras la inauguración de la Línea 6, la visita era más que obvia. Conoció las nuevas instalaciones y fue el más entusiasta en viajar en la parte delantera del tren que opera sin conductor. Así quiso disfrutar del viaje más moderno de la red.

Clemente no sólo alucina con el metro de Santiago. Su mamá, Paola Troncoso, nos cuenta que el subterráneo de Londres y de París también los conoce al dedillo: los colores, las líneas, las estaciones.

Este pequeño gran genio sin duda nos entrega una historia especial, de esas tantas que cada día circulan por el Metro de Santiago. Le preguntamos qué quería ser cuando grande: “conductor de Metro” respondió sin dudar.